Connect with us


Cultura

Argelia, historia e impactantes desiertos

Pinturas y grabados rupestres que datan de hace unos 10,000 años, bellísimos paisajes del Atlas y el misterioso desierto del Sahara, son algunos de los impresionantes lugares que aseguran una experiencia inolvidable a sus visitantes.

Publicado

en

Imagínese un vasto territorio de más de dos millones de km², de fuertes contrastes paisajísticos, desde la Costa Turquesa norteña, en el Mediterráneo, hasta el mítico y desolado desierto del Sahara, en donde el cielo, mar, praderas, altiplanos, la fauna y la flora reflejan una sinfonía interminable de deslumbrantes colores.

“País del Sol y de la Belleza”, Argelia está situada a orillas del Mediterráneo, al Norte de África. Su territorio es el más extenso del continente africano, y el 80% de su superficie es abarcada por el desierto del Sahara, el más grande del planeta.

Diversidad turística

El turista lo que más anhela es ir al descubrimiento de este fascinante país, de sus incontrastables vistas y de su rico patrimonio histórico y cultural.

Argelia encierra un gran potencial turístico aún sin explotar. Entre sus principales atractivos, se recomienda visitar Argel, la capital, cuya principal puerta de entrada es el modernísimo aeropuerto internacional Huari Bumedién. Por él transitan 16 millones de pasajeros al año, teniendo la segunda mayor capacidad aeroportuaria del continente africano. La historia de Argel se refleja, también, en la Casbah, la antigua ciudadela otomana del siglo XV, declarada Patrimonio Mundial de la Unesco en 1992.

Además se puede visitar la Qala’t Beni Hamad, ciudad musulmana fortificada, fundada en 1007. Fue la primera capital de los emires hamaditas, declarada Patrimonio Mundial de la Unesco en 1980. Como muestra de su antiguo esplendor, la Qala’t conserva un recinto fortificado y numerosos vestigios monumentales.

Más destinos

Por otro lado, están las ciudades romanas de Djemila, Timgad y Tipaza —declaradas Patrimonio Mundial por la Unesco en 1982—, que ofrecen a los turistas sus impresionantes vestigios arqueológicos del siglo II d.C., del tiempo del emperador Trajano. Son joyas arquitectónicas y huellas del Imperio Romano, tras su conquista del Norte de África.

El Valle del M’zab, también declarado Patrimonio Mundial de la Unesco en 1982, destaca por sus ciudades construidas por los ibadíes a principios del siglo XV, en la parte central del Sahara. Lo más representativo del Valle del M’zab es Ghardaïa, la ciudad amurallada, con su mezquita piramidal, su plaza con arcadas y sus casas blancas hechas de tierra, arcilla y yeso.

Al este de Argel se halla la Costa Turquesa, que consta de hermosas calas rocosas y playas arenosas, bordeadas por una vegetación típicamente mediterránea, compuesta por cipreses, alcornoques y olivos. El litoral mediterráneo, de 1,200 kilómetros de extensión, ofrece a los turistas la oportunidad de relajarse en grandes estaciones balnearias como Zeralda, Moretti, Sidi Fredj, Club des Pins y Tipaza, colindantes a numerosas playas de aguas cristalinas.

Asimismo, es propicia la ocasión para visitar otros atractivos, como la basílica de San Agustín (Annaba), la Catedral de Nuestra Señora de África (Argel), la Puerta de España, el Fuerte de Santa Cruz o las Arenas de Orán.

Turismo sahariano  

No cabe duda de que el desierto del Sahara es uno de los principales destinos de Argelia. Encierra misterios indescifrables y leyendas increíbles, suscitando durante siglos imágenes fascinantes y desbordantes en las mentes de los aventureros y viajeros. 

En él se puede apreciar la muestra de más de 15,000 pinturas rupestres y grabados en el Tassili N’Ajjer, de 10,000 años de antigüedad, considerados Patrimonio Mundial de la Unesco y Reserva del Hombre y de la Biosfera, en 1982

Ir al encuentro de los tuaregs, los hombres azules del desierto, es conocer las tradiciones y costumbres de los descendientes legítimos de los antiguos pobladores del Sahara. Se distinguen por el color azul índigo de su vestimenta de algodón, que se destiñe sobre sus rostros al protegerse de las repentinas tormentas de arena.

Animal de zona seca

El dromedario sigue siendo el medio de transporte por excelencia para miles de nómadas del desierto. Este animal domesticado, de la familia de los camélidos, es resistente al calor intenso, y soporta la sed y el hambre debido a la importante reserva de energía y agua que posee en su joroba. Por ello puede realizar largas travesías sin desfallecer.

En el Sahara no todo es calor y sequedad. Vale la pena visitar los oasis, que son verdaderos paraísos de manantiales, verdor, sombra y sosiego, y ofrecen a los turistas y viajeros un merecido descanso. Mientras haya agua en abundancia, los pobladores podrán cosechar trigo, frutas y verduras. Sin embargo, la reina de los cultivos en los oasis es la palmera datilera.

Un dicho reza: “La palmera datilera tiene la cabeza expuesta al sol y los pies en el agua”. Saborear el famoso dátil deglet nour, una excelente fuente de energía y con alto contenido de vitaminas y minerales, es reconocer que esta variedad es la más aceptada por los paladares más exigentes del mundo.

Continue Reading
Dejar un comentario

Dejar un comentario

Su dirección de correo no se hará público.

Síguenos