Connect with us


Reportajes

Buen rumbo de la UE tras las votaciones

Las elecciones al Parlamento Europeo tuvieron un récord de sufragantes, con un ascenso de los partidos liberales, verdes y euroescépticos.

Publicado

en

 

Más de 200 millones de europeos de 28 países votaron en la segunda mayor elección del mundo, después de la de India. Los electores representaron el 51% del continente, cifra más alta en los últimos veinte años. Sin embargo, las fuerzas contrarias al proyecto de integración europeo y antimigratorios triunfaron en naciones como Hungría, Polonia, Reino Unido, Italia y Francia, países que formarían un frente liderado por el italiano Matteo Salvini.

Por ello, la Fundación Konrad Adenauer (KAS) organizó un interesante coloquio que contó con la participación del embajador de la Unión Europea (UE), Diego Mellado; el representante de la KAS, Sebastian Grundberger; el profesor de Relaciones Internacionales de la Pontificia Universidad Católica del Perú, Sebastien Adins; el internacionalista Francisco Belaunde; y el periodista de RPP Fernando Carvallo. “Como europeos acabamos de celebrar una gran fiesta de la democracia, la esencia misma de la UE: 220 millones de ciudadanos llamados a las urnas, cada uno en su país, para votar por un parlamento que representa a los pueblos de Europa y que ejerce una soberanía compartida”, afirmó Mellado.

 

Funcionamiento de la UE

El embajador europeo también indicó que estas elecciones generaron un mayor interés, ya que el proceso era antes considerado como de segunda categoría. “Partidos populistas, nacionalistas o algunos radicales, se incumbieron mucho por las elecciones y le han dedicado importantes recursos. Además, hay mucho interés en temas políticos europeos, como los de migraciones, cambio climático y ecológico”, señaló.

Asimismo, explicó que en el resultado se ha podido ver una gran fragmentación y que, por primera vez, ya no hay una mayoría clara, como ha existido entre socialistas y conservadores. Sin embargo, aseguró que el centro del parlamento europeo —que ha sido la gran fuerza pro europea— sigue todavía estable, y que dos terceras partes de los parlamentarios continúan perteneciendo a partidos pro europeístas.

“Se aprenderá a trabajar dentro de un parlamento más diverso. Lo importante es que esta ola nacionalista no se ha materializado, aunque los partidos anti europeos y xenófobos que han emergido propiciarán muchos debates y la vida política europea será mucho más interesante”, indicó el diplomático.

Según explicó, esto significa que las políticas del continente se mantendrán, tales como la defensa del medio ambiente, la promoción de la lucha contra el cambio climático, la promoción de un sistema multilateral abierto y la apertura hacia el mundo.

 

Resistencia al populismo

 

A su turno, Grundberger informó que más de 400 millones de personas estaban aptas para votar a 751 diputados europeos, y precisó que el sufragio no es obligatorio en la mayoría de los países.

“Las cuatro bancadas de centro tienen juntos 504 escaños, más de dos tercios del Parlamento Europeo. Por ello vemos un notorio avance de la marea populista, que ha subido pero que no nos ha inundado ni tampoco está por hacerlo, y que todos los demócratas deben resistir”, acotó el representante de KAS.

Para Adins la campaña ha sido única, presente en los periódicos y en los debates políticos de cada país. Asimismo informó que el tema de la migración acaparó, pero los partidos euroescépticos o ultraderechistas no tuvieron una votación importante.

Sin embargo, aseguró que siguen siendo una señal hacia la clase política europea de cómo responder a las demandas y exigencias que tiene la población: el desempleo juvenil, la integración de musulmanes y cómo tener voz en los acontecimientos internacionales ante las potencias emergentes como China y Rusia. A su vez, hizo referencia a Estados Unidos, un clásico socio, comentando que dicho país tiene un presidente que ya no puede ser calificado como prooccidental o a favor de la comunidad atlántica.

Asimismo sostuvo que después de estas elecciones son Italia y Bélgica los países “preocupantes”; y que, más allá de dichos casos, su conclusión es que las elecciones no habían sido el terremoto que muchos habían anticipado.

 

Partidos europeístas

Por su parte, el internacionalista Belaunde coincidió con Adins sobre lo que se pensó sería el resultado de las elecciones, comentando que el sentimiento de los europeos hacia la UE ha ido creciendo y que los partidos tradicionales están en retroceso, fenómeno que aseguró va más allá de Europa.

Finalmente, Fernando Carvallo explicó que los europeos primero se preguntan cómo garantizar una competitividad que les permita enfrentarse a las dos superpotencias que están disputándose la hegemonía del mundo. Lo segundo es el tema demográfico, y lo tercero el referido al tema del cambio climático.

Continue Reading
Dejar un comentario

Dejar un comentario

Su dirección de correo no se hará público.

Síguenos