Connect with us


Actualidad

China y la nueva ruta comercial

El Perú tiene la gran oportunidad de ser parte de un megaproyecto que puede convertirse en la ruta marítima del siglo XXI y que beneficiará a millones de personas de diversos países.

Publicado

en

Perú está en inmejorable posición para ser el centro de la Nueva Ruta de la Seda en Latinoamérica, aseguró el exembajador de Perú en China Juan Carlos Capuñay, en el marco de la conferencia organizada por la Fundación de la Amistad Perú-China y el Instituto de Estudios Perú-China, que se realizó en el restaurante Royal, en el distrito de San Isidro.

Capuñay explicó que en el Perú contamos con un gran número de descendientes chinos (casi 2.5 millones de personas), lo cual le dará un carácter humano a la relación. Además, es el único país en América Latina que tiene una estructura política con cuatro instrumentos en relaciones bilaterales: una asociación estratégica, un acuerdo de libre comercio, un plan de acción conjunta y, sobre todo, un programa de pueblo a pueblo.

Agregó que “tenemos también coincidencias políticas porque vemos el desarrollo regional de Asia Pacífico de manera compartida; somos parte de APEC, del Foro China-América Latina y de la Alianza del Pacífico, de la cual China es observador”.

Relación privilegiada

El exembajador detalló que el hecho de que China sea el principal socio comercial da lugar a una complementariedad. El país asiático importa casi el 50% de sus alimentos, por lo que los peruanos pueden ser sus proveedores. En el campo de la promoción del comercio dentro de la ruta digital, las plataformas electrónicas son muy importantes en la venta directa al consumidor y existe un proyecto, que se maneja tanto en Pekín como en China, que se llama South American Express.

Precisó que para la plataforma de promoción de ventas entre empresas existe el proyecto Jumoore que se ha ofrecido al Perú. El acuerdo se firmó en la Embajada en el 2015, de manera gratuita, para promover los negocios del Perú en China.

En otro momento, el diplomático peruano afirmó que China es el primer socio comercial, y desde que se firmó el TLC, el comercio subió de 3,000 millones a 20,000 millones de dólares; y que el segundo socio es Estados Unidos, con 16,000 millones de dólares. “China es el mayor inversionista en minería, con el 33%; y con otros inversores se negociará nuevos términos, que incluyen beneficios de inclusión social y de desarrollo industrial para los pueblos”, adelantó.

Un puente digital

Juan Carlos Capuñay explicó que “el 2013 el presidente chino Xi Jinping hizo una propuesta sobre la Nueva Ruta de la Seda para el siglo XXI, que está basada en un diálogo intercultural y en la identificación de áreas de interés común, y sobre todo que no es un modelo único, sino compartido para el desarrollo de todos. En un inicio este proyecto tuvo una perspectiva de integración física, pero hoy en día ya existe un tren que empezó a funcionar en setiembre pasado, que sale de Pekín, avanza por toda Asia, llega a Europa y termina en Londres. Es la forma como se va integrando el mundo a través de esta nueva ruta”.

Expresó, además, que “América Latina debe integrarse en este proyecto; pero no sobre la base de una integración física, tendrá que hacerlo con una conectividad que reúna instituciones, actitudes, y propósitos compartidos. El 2015 a través de una publicación en la revista de la Comisión Nacional de Desarrollo y Reforma, la más importante de China, promoví una idea con respecto a la Nueva Ruta de la Seda, y es un recorrido o puente digital para América Latina, que puede convertirse en la ruta marítima de seda del siglo XXI”.

“No puede ser una conectividad física, no puede haber un tren, ni carreteras entre China y América Latina. Se tiene que construir a partir de un proyecto digital, y para ello el Perú tiene las condiciones especiales que pueden convertirlo en el centro de esta ruta digital”, enfatizó el embajador Capuñay.

Continue Reading
Dejar un comentario

Dejar un comentario

Su dirección de correo no se hará público.

Síguenos