Connect with us


Reportajes

Histórica participación del Perú en los Cascos Azules

Poco se sabe de la contribución del Perú a las misiones de paz de las Naciones Unidas. Forma parte del reducido grupo de países que más asiste, con personal de las Fuerzas Armadas, a estas operaciones, y que con sus bajas y heridos colocan el nombre de la nación en lo más alto del escenario mundial.

Publicado

en

El Perú, país signatario de la Carta de las Naciones Unidas, es consecuente con los esfuerzos que la Organización de las Naciones Unidas (ONU) realiza a través de las misiones de paz, para alcanzar y mantener la paz mundial, la cual constituye el factor principal para promover el desarrollo económico y social de los países.

El Perú —desde junio de 1958 hasta la fecha— ha tenido una participación en las misiones de paz, que ha desplegado las Naciones Unidas; contribuyendo con la participación de oficiales, cadetes, personal subalterno, tropa reenganchada, tropa del servicio militar y empleados civiles, pertenecientes a las tres instituciones armadas; quienes fueron reconocidos mundialmente como los famosos “Cascos Azules”.

La participación de la mujer peruana en las misiones de paz se acentúa a raíz de la promulgación de la Resolución1325 expedida por el Concejo de Seguridad de la ONU el 31 de octubre de 2000, la cual expresa que las mujeres y los niños constituyen la mayoría que se ve perjudicada por los conflictos armados.

Es más, la importancia que le da el Perú a los Cascos Azules es tan grande, que el presidente Martín Vizcarra anunció una nueva sede de instrucción: el Centro de Entrenamiento y Capacitación para Operaciones de Paz (Cecopaz), que se ubicará en los terrenos del Comando de Instrucción y Doctrina del Ejército del Perú, en Chorrillos, tanto para militares peruanos como extranjeros.

MISIONES CERRADAS POR ALCANZAR PACIFICACIÓN

El Perú inicia su participación en las misiones de paz en 1958, con diez oficiales del Ejército como observadores militares en el Líbano (Unogil). Luego, en noviembre de 1973, inicia la participación del Batallón Perú, que se desplegó en la península del Sinaí, lugar donde se estableció el Campamento “Pachacútec”. Este primer contingente fue integrado en su totalidad por personal del Ejército, el cual estuvo conformado por 497 efectivos.

Los primeros peruanos, que en cumplimiento del deber entregaron lo más preciado que tiene el ser humano, en aras del cumplimiento de la misión, fueron el sargento segundo Rodolfo Neyra Córdova, y los cabos Vicencio Rosas Regalado y Javier Espinoza Sánchez.

Una de las más publicitadas misiones de paz conocidas y que participó el Perú, en junio de 1974, fue el redespliegue del Batallón Perú desde la Península del Sinaí hacia los Altos del Golán, para formar parte de la Fuerza de Observación de la Separación de las Naciones Unidas, en la frontera sirio-israelí. El comandante de la fuerza fue el general de Brigada Gonzalo Briceño Zevallos. Dicho contingente estuvo desplegado hasta mayo de 1975.

Además, el Perú estuvo presente,  con meritoria participación como observadores militares, en el Grupo de Observadores Militares de las Naciones Unidas para Irán e Iraq (UNIIMOG), de agosto de 1988 a febrero de 1991; y en el Grupo de Asistencia de las Naciones Unidas para el Período de Transición (UNTAG), Namibia, de abril de 1989 a marzo de 1990. También participó en la Misión de las Naciones Unidas para el Referéndum del Sáhara Occidental (MINURSO), entre abril de 1991 a diciembre de 1992 y enero del  2012 a noviembre del 2014, siendo el Comandante de la Fuerza, el general de Brigada Luis Block Urban.

OFICIALES FEMENINAS EN EL CONGO

Fue en la Misión de las Naciones Unidas en la República Democrática del Congo (MONUC), en donde por primera vez participaron dos oficiales femeninas del Ejército, en el 2004. Junto a sus camaradas contribuyeron como oficiales observadores militares y miembros del Estado Mayor, de diciembre de 1999 a junio de 2010.

Igualmente, participaron en misiones en Timor Oriental en 1999 hasta el 2001, con tripulación y equipo de tierra para la operación de helicópteros MI 26, y con oficiales observadores militares en Etiopía y Eritrea, desde julio del 2000 hasta julio del 2008.

Oficiales peruanos y personal subalterno del pelotón de fusileros se integraron al contingente argentino en Chipre (2002-2010), siendo tres años el Comandante de la Fuerza el contralmirante AP Mario Sánchez Debernardi.

Del mismo modo, oficiales peruanos integraron los Cascos Azules en Burundi (2004), Sudán (2005), Liberia (2003) y en Costa de Marfil (2004).

Como mención especial tenemos a la participación peruana en la Misión de Estabilización de las Naciones Unidas en Haití (MINUSTAH), desde junio del  2004 hasta abril del 2017 (integrando los dos últimos años el Batallón Uruguayo). Durante el devastador terremoto que asoló el país caribeño, en el 2010, prestó importante ayuda humanitaria a la población. Sus miembros fueron homenajeados en Palacio de Gobierno en enero último.

SITUACIÓN ACTUAL

El personal de las Fuerzas Armadas se encuentra desplegado en la República Democrática del Congo, desde julio del 2010; en la misión de asistencia en Sudán del Sur, desde julio del 2011, y en la fuerza provisional de seguridad en el área de Abyei (entre Sudán y Sudán del Sur), desde junio del  2011.

Asimismo, destacamentos peruanos participan en la Operación Híbrida de la Unión Africana y las Naciones Unidas en Darfur (Sudán occidental que limita con la República Centroafricana), desde julio del 2007; en la Misión Multidimensional Integrada de Estabilización de las Naciones Unidas en la República Centroafricana, desde diciembre del  2015. En esta última intervienen oficiales, personal auxiliar y tropa reenganchada, como parte del Contingente Militar de la Compañía de Construcción y Mantenimiento de Aeródromos.

Finalmente, los militares peruanos cooperan en Yemén, desde agosto del 2019, y en el Líbano, desde mayo del 2019. Las fuerzas de paz de la ONU tienen 62 años de vigencia, y si bien han salvado muchas vidas, los contingentes han perdido cerca de 2400 hombres. El Perú ha perdido cuatro, uno en Mozambique y tres en Egipto.

Por su contribución a la paz en el mundo, los Cascos Azules fueron galardonados con el premio Nobel de la Paz en 1988.

Continue Reading
Dejar un comentario

Dejar un comentario

Su dirección de correo no se hará público.

Síguenos