Connect with us


Reportajes

Winnie Mandela: “Madre de la nación” sudafricana

A inicios de abril falleció una de las heroínas más grandes de la resistencia sudafricana antiapartheid y exesposa del líder Nelson Mandela.

Publicado

en

Nacida en 1936 en Bizana, Cabo Oriental, se casó en 1958 con Nelson Mandela, quién estuvo preso 27 años en Robben Island. Luchadora y combativa contra el racismo, sufrió—junto a sus hijas Zindzi y Zenani— la represión del Gobierno, siendo arrestada y torturada. Pero nunca se rindió; es más, se convirtió en tan radical como su marido, por lo que fue enviada a prisión 17 meses, aislada la mayor parte del tiempo.

Nunca estuvo a la sombra de su famoso esposo, ella brillaba con luz propia. Fue lideresa de la Liga Femenina del Congreso Nacional Africano, empujándola a un rol más activo en la lucha antirracista (segregación racial).

Visitaba habitualmente a su esposo en prisión y lo alegraba. Nelson, en señal de amor, le guardaba los postres que le daban. Nunca pudieron estar solos y únicamente podían hablar en inglés o afrikáans. Las cartas que se enviaban eran recortadas y censuradas.

Winnie fue despedida de su puesto de trabajadora social en adopciones y sus hijos hostigados en la escuela. Sus idas y salidas de las prisiones “le enseñaron a odiar”, como señala Peter Limb en su biografía sobre Mandela.

Inspiró a premio nobel Nelson Tutu

Comandó numerosas huelgas de trabajadores negros. El arzobispo Desmond Tutu, premio Nobel de la Paz, dijo que ella era “una figura esencial en la lucha contra el apartheid. Se negó a ceder ante la encarcelación de su marido, el acoso continuo a su familia por parte de las fuerzas de seguridad, las detenciones, las prohibiciones y su destierro. Su actitud de desafío me inspiró profundamente, así como a generaciones de luchadores”.

La exesposa del líder sudafricano fue también un personaje controversial, debido a que su círculo cercano —del Club de Fútbol Mandela United, en Soweto— fue acusado de brutalidad contra jóvenes negros, supuestamente traidores a su causa, y que incluso murió un niño, por lo que su guardia personal fue sentenciado a cadena perpetua.

A la caída del régimen del apartheid (segregación racial) fue nombrada ministra de Arte, Cultura, Ciencia y Tecnología del gobierno multirracial presidido por su marido (1994) y depuesta por insubordinación dos años después, año en que se divorció.

“Sin ella Mandela no habría existido”

La exesposa de Nelson había señalado al dominical francés Le Journal du Dimanche en el año 2014 que “si yo no hubiera luchado, Mandela no habría existido, el mundo entero lo habría olvidado y habría muerto en la cárcel como querían quienes allí lo encerraron”.

Detalló que ella se expuso voluntariamente a la violencia del apartheid: “Lo que hice deliberadamente fue mantener vivo el nombre de Mandela y sus compañeros de encierro. Para alimentar la lucha, tenía que exponerme a la violencia y brutalidad del apartheid”.

Winnie falleció el pasado 2 de abril, a los 81 años, luego de una larga enfermedad. El Congreso Nacional Africano dijo, apropósito de la muerte de ella, que “rendían homenaje a una mujer que simboliza la fuerza, la resistencia y un alma eterna de libertad. Luchó hasta el final, sin tregua, para que pudiéramos tener una sociedad justa e igualitaria. Dedicó su vida al servicio del pueblo africano”.

Continue Reading
Dejar un comentario

Dejar un comentario

Su dirección de correo no se hará público.

Síguenos